01/03/2017

POR LA RECUPERACIÓN

La apertura del 2017 del Turismo Carretera no tuvo el resultado esperado para Martín Ponte ni para Dodge. Daniel Uranga, responsable técnico, analiza lo sucedido y lo que espera para Neuquén.

Imagen
Martín ansía tener una buena segunda cita.
Como cada comienzo de año, la apertura del 76º Campeonato Argentino de Turismo Carretera era muy esperado. Con el reparo, claro, de saber cómo sería el inicio de un nuevo año, las expectativas, como siempre, eran altas. Sin embargo, el resultado logrado por Martín Ponte en Viedma, Río Negro, no fue el buscado. Tampoco resultó un buen estreno para Dodge. Daniel Uranga, el responsable técnico del vehículo del Forza Motorsport, realizó un balance.

“Fue un fin de semana muy magro. Distintas complicaciones no nos permitieron tener un fin de semana como habitualmente tenemos. Así que ahora estamos reviendo todo, se ve que hemos quedado un poquito relegados en esta carrera. El mejor Dodge estuvo en el puesto 15 en la clasificación”, afirmó el chasista en diálogo con Largaron, AM 1240.

“Con Ponte teníamos un buen funcionamiento, estábamos a la altura del mejor de la marca, pero nos costó muchísimo funcionar bien en los retomes, en las curvas de velocidad sostenida. Ahí nos hacen mucha diferencia los autos que tienen mayor carga. Como mejor puesto, podríamos haber estado décimos en la clasificación y era muy bueno para nosotros. A Martín le faltó cerrar bien el parcial de la horquilla”, agregó el técnico copropietario del UR Racing.

Continuando con el análisis, y ya pensando en el próximo compromiso del TC que será del 10 al 12 de marzo en Centenario, Neuquén, el “Chispa” afirmó: “Viedma es un circuito de muy bajo grip y a los Dodge les cuesta mucho funcionar en esas pistas. Ahora, cambiando de circuito, podremos tener un panorama mucho más claro de dónde estamos parados. Esperemos, dado que la pista tiene diferentes características, estar a la altura de las circunstancias porque si no ya sería preocupante el rendimiento”.

Desde el regreso de la cita en la capital rionegrina se trabaja en los autos pensando ya en la prueba neuquina. Por ello, y aunque lunes y martes fue feriado por Carnaval, en el taller ubicado en Tandil los trabajos no se detuvieron. “El automovilismo no tiene feriados porque las carreras no saben esperar. Por eso, en estos días, con Pablo (Romera) adelantamos cosas o hacemos algunas que tenemos pendientes”, cerró Uranga. La ilusión de tener una recuperación en Centenario es alta.

Imagen
“Reviendo todo, se ve que hemos quedado un poquito relegados en esta carrera”, dijo Uranga.

Dejá tu comentario

0

Comentarios